¿Son las rebajas una herramienta de marketing?

En estas fechas después de fiestas, nunca falta la ineludible cita con la época de rebajas. Pero el concepto de rebajas como tal, es algo que ha ido evolucionando en los últimos años y que poco tienen que ver ya con la idea original por la que fueron concebidas.

El origen de las rebajas

Para entender bien el concepto nos tenemos que remontar a su origen. Nos tenemos que remontar a hace casi 100 años para encontrar los movimientos que provocaron el fenómeno de las rebajas.

A finales de la década de los 20, como no en Estados Unidos, un grupo de empresas minoristas entre las que se encontraban Bloomingdale’s, Filene’s o F&R Lazarus, tuvieron la necesidad de unirse para aunar fuerzas y crearon la conocida Federated Department Stores Inc, lo que conocemos actualmente como MACY’s Inc (desde 2007), que posee una de las tiendas más grandes del mundo en Nueva York.

Estas fechas coinciden con el famoso “Crack del 29”, conocida también como “La gran depresión”, unas fechas que dieron lugar a una de las mayores crisis históricas que se recuerden.

Albert Einstein decía que “La crisis, es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos.” Ante una situación económica tan desastrosa, a los comerciantes no les quedaba más remedio que reinventarse, o tomar otras vías para nada recomendables.

Con la creación de los primeros grandes almacenes, los excesos de stock por falta de ventas no tardaron en llegar, y en unos pocos años, a principios de los años 30, vieron que les salía más rentable vender toda esa ropa a unos precios muy rebajados, que mantenerlos en los almacenes acumulando polvo y pasando de moda, además de no conseguir venderla.

En resumen, vender el género de excedente a un precio muy por debajo de lo que hacían normalmente, era el mejor de las peores situaciones posibles, ya que una acumulación de género produce las siguientes consecuencias:

  • Falta de liquidez, ya que nuestro dinero está invertido en material que no se mueve.
  • Falta de espacio de almacenamiento, ya que ese material que no se vende, nos ocupa un lugar que no podemos emplear para género nuevo.
  • Mala rotación de stock, haciendo que no renovemos nuestro producto y quede anticuado, desfasado o caducado.
  • Ausencia de beneficios, ya que si el producto como mínimo se vende al precio de coste, el beneficio será cero; mientras que si el producto no se vende, en vez de beneficio tendremos pérdidas.

La acción de vender la ropa a un precio muy por debajo del habitual se extendió rápidamente e incluso se optó por incluir algunos productos de temporada con el objetivo de aumentar las ventas en los días previos a las fiestas de Navidad.

Las rebajas como herramienta de marketing

La llegada de las rebajas a España

En España siempre hemos sido un país que nos ha gustado hacer lo mismo que los demás, aunque a veces lo nuestro sea mejor. En cuestiones de tendencia y técnicas de mercado no podíamos ser menos y en el mes de enero de 1940, se realiza la primera campaña de rebajas en Sederías Carretas, empresa predecesora de Galerías Preciados. Esta práctica tardó poco en extenderse al resto de grandes superficies y tiendas de España.

Como bien comenzábamos diciendo, el inicio del concepto de rebajas ha evolucionado mucho desde su origen y su implantación en nuestro país. Lo que comenzó como una época en la que se vendían saldos para sacar el excedente de stock y aumentar las ventas tras las navidades, se convirtió en un gran reclamo comercial para los consumidores.

Con los años han aparecido además las famosas tiendas Outlet, algo que ha dejado la época de rebajas como una temporada dentro del año ya que estas tiendas aplican descuentos importantes a lo largo de todo el año, y es en estas tiendas donde las marcas venden su excedente de stock.

Este tipo de tiendas, la venta en tiendas online y la conversión de la temporada de rebajas en una herramienta comercial para captar clientes, ha hecho que el concepto haya variado en exceso, dando lugar a que incluso las fechas estipuladas para rebajas quedasen abiertas y cada comerciante pueda aplicar la temporada de rebajas cuando crea oportuno.

Evidentemente, como en las rebajas ya no se venden excedentes de stock como se hacía anteriormente, se ha optado por poner productos especiales, no aplicar realmente los descuentos, utilizar técnicas de colocación de productos para que parezcan que están rebajados cuando realmente están a un precio normal, etc.

Por lo tanto, antes de ir a comprar en rebajas, tened en cuenta que no hay que malgastar comprando artículos innecesarios. Si necesitáis un artículo y queréis esperar a rebajas para ver si baja su coste, comprobad que el precio está rebajado realmente, y recordad que no es oro todo lo que reluce.