Siempre hemos defendido que el éxito es conseguir aquella meta que cada uno se propone, y lo seguimos defendiendo. Muchos personajes famosos que han tenido una vida cargada de éxito, lo han conseguido tras un duro camino compuesto por hábitos sólidos y unos fuertes principios. La principal clave para llegar lejos en la vida es combinar por una lado la toma de decisiones adecuadas y por el otro adquirir una forma de vida y unos hábitos sanos.

Algunos de los hábitos en común de personas que son conocidos por su éxito son los que mostraremos a continuación.

20 claves para encaminarse hacia el éxito

1. No relacionar el éxito con el dinero únicamente

Dicen que el dinero no da la felicidad, pero puede comprarla. Basar el éxito en la obtención de riquezas puede ser un gran error ya que es una meta complicada de conseguir y por lo tanto una probabilidad de fracaso. Aunque suene a tópico, para muchos triunfadores el éxito no radica en su fortuna o en su fama, sino en la felicidad de haber conseguido sus objetivos, en una estabilidad, en el apoyo de los que les rodean.

2. No comenzar el día sin plantearse un objetivo o una meta

Que tus planes no sean solo a largo plazo, acostúmbrate a ponerte una meta cada día y a cumplirla. El éxito continuado hará que tu camino hacia un objetivo general o más ambicioso esté plagado de pequeños objetivos cumplidos.

Recuerda que son las pequeñas metas del día a día las que suponen el reto real. Cuando los grandes triunfadores consiguen un gran éxito no se centran en el resultado, sino en el camino.

3. Conseguir la perfección no es un objetivo prioritario

La perfección no existe, no la busques. Si te centras en ser una persona perfecta o que tu trabajo sea perfecto, lo más seguro es que no lo consigas. Además de no conseguir tu objetivo principal desatenderás a las pequeñas metas del día a día descuidando la auténtica senda que te has marcado.

4. No rodearse de personas negativas

Aléjate de las personas negativas lo más lejos que puedas. Pensar en negativo suele llevar a metas negativas o pobres, y tener a tu lado a personas que están constantemente pensando en que todo va a salir mal te llevará a hacer las cosas mal.

 

Positivismo

 

5. No centrarse en lo negativo de las cosas

No seas tampoco de esas personas negativas. Si ves que la gente con éxito se aleja de ti y tu no ves las cosas claras, quizás tengas el negativismo apoderándose de tu persona. Tampoco se basa en decir sí a todo, ni en la ingenuidad de que todo va a salir bien, pero si desde el primer momento nosotros mismos somos el obstáculo para conseguir nuestras metas, tendremos muy difícil llegar a tener éxito.

6. No perderse en el fracaso

Decía Homer Simpson que “La vida es un fracaso tras otro hasta que deseas que se muera Flanders”. Por otro lado Henry Ford dijo que “El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”.  Por mucha admiración que le tengamos a Homer, no podemos asumirnos en el fracaso y mucho menos echarle la culpa a otros.

Fallar en nuestro objetivo nos marca el camino de cómo no volver a equivocarnos, y por lo tanto nos forma de cara a la consecución de nuevos objetivos. Si fracasas en tu propósito analiza la razón que te llevó a no conseguir tu meta y empieza de nuevo si puedes arreglarlo o cambia de objetivo.

7. No detenerse ante los problemas

Los problemas en el camino hacia el éxito son los que hacen que la consecución de nuestro objetivo sea aun más gratificante. Los problemas nos deben acompañar en todo momento y en muchas ocasiones superar estos problemas deben ser nuestros pequeños objetivos del día a día. Si te rindes antes de tiempo jamás conseguirás a conseguir lo que te propongas.

8. No preocuparse por ser juzgados por los demás

Es bueno que hablen de nosotros, aunque sea mal.  Las opiniones y valoraciones de terceros no deben preocuparnos, aunque tampoco debemos hacer oídos sordos, ya que una cosa es no permitir que nos echen abajo con comentarios negativos y otra que no tengan razón.

Como hemos dicho anteriormente la perfección no existe y por lo tanto siempre nos estaremos equivocando en algo, lo que llevará a críticas y juicios valorativos que no deben ser más que un punto de referencia para seguir hacia adelante.

Cada uno vive su vida desde su punto de vista, y el punto de vista de otros no tienen que hacer que el tuyo se desvíe ya que vives y trabajas desde tu propia experiencia, no de la de los demás.

9. No poner excusas por todo

Las excusas son para los malos perdedores, asume que hay retos que no conseguirás pero eso no te va a impedir llegar a otras metas. Si algo sale mal, aprende del error y comienza un nuevo reto o el mismo pero haciéndolo bien.

Las personas proactivas no tienen miedo a enfrentarse a nuevos retos y esto es lo que les hace conocer sus límites y superarlos.

10. Dejar de tener envidia del éxito ajeno

La principal fuente del fracaso es la envidia y el querer ser como los demás y tener envidia de su éxito. La mentalidad china para los negocios tienen un precepto sobre el éxito de la competencia que viene a decir que si a los demás les va bien, es porque hay mercado y funciona.

Evidentemente no podemos competir en todos los niveles y con grandes multinacionales, pero basarse en el éxito de otros para emprender nuestros propios objetivos es una forma de automotivación y pensar en explotar nuestras capacidades.

 

Camino hacia el éxito

 

11. Lo primero es la familia

El trabajo es muy importante, pero el apoyo de tu familia y seres queridos lo es mucho más. No vale de nada tener éxito si no tienes con quien compartirlo. El éxito comienza en nosotros mismos y por lo tanto debemos querernos a nosotros y a quienes nos rodean, ya que sin ellos nada es posible.

 

12. Divertirse en todo momento

Si no te diviertes durante la consecución de tus objetivos te será mucho más difícil conseguirlos y seguramente te pueda la frustración y el agobio. No se debe confundir divertirse con distraerse, pero ten en cuenta que el éxito se saborea mucho mejor con una sonrisa.

 

13. Cuidar la salud

“Mens sana in corpore sano”.  Cuida de tu cuerpo y de tu mente pues necesitas estar en forma física, emocional y psicológicamente para conseguir lo que te propongas y para poder dar la mejor versión de ti mismo a los que te rodean en todo momento.

 

14. Concretar claramente los objetivos

Cualquier objetivo que te propongas debe ser claro, conciso y medible para poder saber si consigues superarlo. En todo momento debemos saber qué queremos lograr y tenemos que centrar nuestra motivación en conseguirlo.

 

15. Las decisiones deben ser firmes

Con las ideas claras es mucho más fácil llegar a una meta. Mantén firme tu decisión de llegar a un objetivo y pon en marcha toda la maquinaria para conseguirlo. Si divagas fracasas. No esperes que sean otros los que vengan a tenderte siempre la mano o perderás la confianza en tus posibilidades.

Evidenentemente esto debe ocurrir siempre bajo un objetivo realista y asumible, o estarás condenado al fracaso.

16. No hacerse la víctima

Volvemos a recalcar la necesidad de alejarse de las excusas y la negatividad. Prepárate para no encontrarte un camino de rosas y podrás enfrentarte a todos los obstáculos que aparezcan en tu camino. Si te quedas llorando en los rincones lo más seguro es que alimentes el ego de aquellos que desean verte fracasar. No les des el gusto.

17. No vivir de éxitos pasados

El pasado se encuentra en las líneas de arriba, el presente en esta misma y el futuro en las de abajo. No vivas en los éxitos o fracasos del pasado o no estarás pendiente del presente y eso puede afectar a tu futuro.

18. Asumir que los cambios son inevitables

Enlazando un poco desde el punto anterior, debes tener en cuenta que el mundo evoluciona, y cada día más rápido, el anclarte en el pasado hará que estés desfasado y anticuado. Cualquier momento puede ser el indicado para cambiar y más si sirve para mejorar. Como dijo Albert Einstein “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

 

19. Aprender cada día

Por suerte o por desgracia nadie dispone del conocimiento absoluto y por lo tanto debemos aprender las cosas. No pienses que ya sabes todo y nadie va a venir aquí a enseñarte. Hemos dicho anteriormente que hay que asumir los cambios y cada día puede haber cambios que en muchos casos son desconocidos.

Dicen que no te acostarás sin aprender algo nuevo. No tengas miedo o vergüenza al desconocimiento ya que todo el mundo desconoce cosas. Céntrate en aprender cada día un poco más de aquello que aun no conoces y tendrás mejores herramientas para llegar a tus metas.

 

20. Ser agradecido

Reflexiona en cada momento de quién estuvo a tu lado a la hora de conseguir tus éxitos y agradéceselo siempre, pues sin su ayuda posiblemente no lo habrías conseguido. El positivismo lleva a cosas positivas y el ser agradecidos con los demás lleva a que lo sea con nosotros, siendo esta una experiencia de éxito impagable con dinero.