Corría el año 1971 cuando a Roy Tomlinson, se le ocurrió la brillante idea de intentar conectar dos de los ordenadores que tenían en su empresa para compartir información. Hasta ese momento solo se podían compartir datos cuando dos usuarios utilizaban el mismo equipo. Después de esta prueba exitosa decidió que la siguiente prueba se hiciera a través de lo que fue el precursor de Internet, ARPANET, una red creada para la defensa norteamericana por la empresa para la que trabajaba Tomlinson. Fue el envío del primer correo de la historia, antes de que existieran los protocolos POP3, IMAP o EXCHANGE de la actualidad.

Los protocolos de comunicación POP3, IMAP y EXCHANGE

En este momento para recibir los correos electrónicos son necesarios unos protocolos de comunicación.

Estos son las formas e instrucciones que siguen los ordenadores para enviar o recibir la información, en este caso en lo que se refiere al envío y recepción de correos electrónicos.

Los tres mayoritariamente usados son el POP3, IMAP y Microsoft EXCHANGE. Seguro que te suena todo muy raro, aunque ya lo habrás oído muchas veces si eres de los que ha trabajado con máquinas los últimos años y te ha tocado configurar tu cliente de correo.

La forma en la que funcionan se explica muy bien con un ejemplo. El típico es el del cartero. Se suele poner porque es muy ilustrativo y ayuda a ver para qué vale cada uno de los tres protocolos, cuáles son sus ventajas, sus inconvenientes y cuándo podemos utilizarlos.

Imaginemos que hemos redactado una carta y se la queremos enviar a uno de nuestros conocidos. Para que esa carta llegue a destino deberán realizarse una serie de procesos para enviarse por nuestro lado y ser recibida por el lado del destinatario. En este caso el protocolo que utilizaremos de envío se llama SMPT (en inglés Simple Mail Transfer Protocol), mientras que la persona que lo reciba deberá optar por utilizar uno de los protocolos de recepción de correspondencia que hemos mencionado.

Dependiendo del uso que se le quiera dar a la información, el receptor podrá optar por varias soluciones. Ir a su buzón, recoger el correo y llevarlo a su casa, recoger el correo desde un apartado de correos y decidir si se lo lleva o lo deja ahí, o si prefiere que el cartero llame a casa, para decirnos que tiene una carta para nosotros y si nos viene bien pasar a recogerla por la oficina o va él directamente a nuestra casa.

El protocolo de recepción de correo POP3

Literalmente significa protocolo de oficina de correos y el número viene dado por la versión actual. En inglés Post Office Protocol. Este protocolo es de los más antiguos que siguen vigentes. De hecho, su utilidad se basa en que no necesita conectarse constantemente al servidor para recibir los correos, sino que se conecta de manera intermitente para utilizar la menor cantidad posible de datos. Esto es un recuerdo de la etapa en la que no existían las tarifas planas de Internet y los datos eran caros.

El funcionamiento del protocolo POP3 hace que se conecte durante un momento al servidor para descargar en local nuestros correos electrónicos, una vez descargados procederá a cerrar la sesión y a continuación eliminará del propio servidor los correos que hemos recibido.

Esto, que ahora parece algo arcaico, en su momento tenía mucho sentido, porque no existían los sistemas de trabajo multidispositivo como los que ahora tenemos y además ayudaba a mantener la privacidad en las empresas, puesto que una vez que se descargaba un email en un ordenador ya no estaba disponible para nadie más, evitando que la información pudiera caer en manos ajenas.

Imagina una empresa de los años 90 cuando los recursos informáticos eran escasos y las conexiones a Internet muy caras. Lo más operativo era conectarse durante un momento al servidor, descargar los correos electrónicos y después desconectarse, de tal manera que se podían almacenar todos los correos electrónicos en el ordenador en el que estábamos trabajando. Una vez que descargados en nuestro equipo el problema era que, si este se estropeaba o se borraba los correos electrónicos, no había ninguna manera de recuperarlos. De la misma manera que tampoco podría otra persona desde otro ordenador acceder a ellos, puesto que se borraban para, entre otras cosas, ahorrar espacio de almacenamiento.

Una de las ventajas que presentaba este sistema de trabajo era que podíamos tener todos nuestros correos electrónicos descargados en un ordenador. Sin necesidad de tener Internet podíamos consultarlos y archivarlos oportunamente. Hay que recordar que el uso intensivo de Internet en movilidad es muy reciente, como lo es también el uso de wifi.

Si te preguntas si existían protocolos POP1 y POP2 has acertado. Sin embargo, desde hace ya muchos años estos han quedado totalmente obsoletos y se han sustituido totalmente por POP3.

Uno de los problemas que presentaba originalmente POP3 es que no estaba cifrado, con lo cual la información no estaba protegida, e incluso las contraseñas iban en texto plano en la comunicación. En la actualidad esto ha cambiado y se incluyen herramientas de protección para evitar accesos no permitidos al buzón de correo.

¿En que se diferencian POP3, IMAP o EXCHANGE?

¿En que se diferencian POP3, IMAP o EXCHANGE?

¿Cómo funciona la comunicación en los servidores POP?

Cuando se establece una comunicación mediante POP3 el cliente de correo abre una conexión con el puerto 110 del servidor. A continuación, cliente y servidor intercambian información en la que verifican que ambos son clientes y servidores de la misma dirección. El servidor pedirá al cliente que se identifique con su usuario y contraseña. Una vez verificado, empieza la transmisión de la información que básicamente es de tres instrucciones. Mostrar, descargar y borrar la información del servidor. Cuando se termina la comunicación el cliente POP envía la orden al servidor de eliminar los correos electrónicos ya descargados.

El protocolo de recepción de correo IMAP

Este protocolo cuyo acrónimo significa Protocolo de Acceso de Mensajes en Internet. Funciona en la actualidad de la misma manera en que funciona el protocolo POP3 aunque sus características son diferentes y sus aplicaciones también lo son.

El protocolo IMAP4, o IMAP simplemente, se desarrolló en el año 1986 como una alternativa el protocolo POP. Es por eso que generalmente todos los servidores que aceptan POP también aceptan el protocolo IMAP.

Actualmente se encuentra en la versión 4. Respecto a las instrucciones que contiene este protocolo incorpora novedades, como la manipulación de los borradores, es decir, que permite guardarlos, editarlos y por supuesto también eliminarlos.

Se podría decir que este protocolo es el precursor de la sincronicidad en el correo electrónico porque hasta ese momento la comunicación era intermitente.

En primer lugar, a diferencia del POP3, IMAP funciona permanentemente conectado al servidor, por lo que el consumo de datos es más elevado aunque también la recepción de los mensajes se produce en tiempo real y no al contrario de lo que ocurre con el anterior cada vez que se actualizaba la conexión con el servidor.

En cierto modo el protocolo IMAP es una evolución del POP 3 adaptada a los tiempos en los que Internet corre libremente y los datos son de prácticamente escaso coste.

Una de las características diferenciales de este protocolo respecto al anterior es que los mensajes permanecen en el servidor hasta que los borramos voluntariamente, es decir, no se descargan en nuestro ordenador con lo cual no perderemos la información en el caso de que exista un problema con nuestro equipo.

Que la información se quede en el servidor implica también que varios usuarios podrán a la vez acceder a los correos desde diferentes terminales y para cada uno de ellos el correo aparecerá de la misma manera. Lo negativo de este sistema es que, a no ser que cuentes con una cuenta de gran volumen, tendrás que ir paulatinamente realizando copias externas de tus correos para liberar espacio en el servidor y evitar que se colapse, cosa que en servidores propios de pequeñas empresas se puede dar con excesiva facilidad. El lado opuesto de este protocolo es que si alguno de los usuarios decide borrar unilateralmente un correo del servidor éste también desaparecerá para el resto de los usuarios.

El protocolo de recepción de correo Exchange

Este protocolo ha sido desarrollado por Microsoft y su objetivo es el de otorgar funcionalidades avanzadas al uso del correo electrónico, como por ejemplo la sincronización con calendarios y contactos. De esta manera tendremos en todos nuestros dispositivos con acceso al correo la libreta de direcciones y los eventos sincronizados sin tener que preocuparnos.

Esto que en principio suena muy bien, ve mermadas sus posibilidades debido a que para su funcionamiento tanto servidores como clientes deben tener implementado este sistema de comunicación, cosa que no ocurre ni con POP ni con IMAP.

Clientes de correo habituales Outlook y Thunderbird

Ahora que ya conocemos el vehículo de transporte de la información, que es el protocolo de comunicación, deberemos fijarnos en la herramienta que nos permite escribir, leer y enviar los emails.

Los clientes de correo se contraponen a los servicios de correo en la web, como el webmail, que es unas herramienta online a través de un navegador con la cual podemos acceder al correo en el servidor.

Un cliente de correo presenta la ventaja de que nos permite trabajar sin conexión a Internet puesto que puede descargar los correos, además de la ventaja de que tiene funciones de búsqueda y herramientas para enviar y recibir nuestros correos de manera más operativa. Podrás, por ejemplo, redactar correos sin tener conexión a Internet y estos se enviarán cuando esté disponible de nuevo. Con una herramienta web esto normalmente no es posible. Hay que puntualizar que los clientes de correo son mucho más eficientes puesto que trabajan con los datos.

Existen infinidad de clientes de correo electrónico: libres, de pago, abiertos, propietarios, para Windows, Mac, Linux y, por supuesto, multiplataforma.

Incluso, con el advenimiento de Internet en muchos dispositivos, los clientes de correo han llegado incluso a las vídeo consolas.

Entre los clientes de correo más populares encontramos Outlook de Microsoft, Thunderbird de la fundación Mozilla, Evolution propio de Linux y Mail que viene por defecto en Mac.

El correo en la nube o webmail

Además de existir clientes de correo electrónico que buscarán o manipulan la información desde nuestros ordenadores, podemos optar por una versión conectada directamente a través de Internet al servidor sin ningún cliente intermediario.

Básicamente un cliente de correo webmail es un interfaz que intermedia entre servidor y nuestro ordenador pero sin necesidad de instalar nada en nuestro terminal.

Una de las ventajas del correo webmail es que permite que varios usuarios a la vez hagan consultas del correo puesto que toda la información permanece siempre en el servidor hasta que uno de los usuarios de la orden de eliminarlo.

La gran ventaja que tiene este sistema es que nos permite consultar nuestro correo desde cualquier ordenador o ubicación simplemente conociendo nuestra clave de acceso y usuario.

Al correo se puede acceder desde múltiples clientes, tanto libres como propietarios. En la actualidad, muchos sistemas de correo funcionan de esta manera porque han eliminado las trabas del hardware que se tenían cuando solo se podía acceder desde unos pocos dispositivos e incluso uno solo.

Gmail el cliente de correo de Google.

Aquí entramos en terreno conocido por todos. Uno de los clientes de webmail más conocidos que existen es Gmail. El correo que implementa Google y qué ha sido un disruptor en el panorama del email al aportar muchas de las ventajas del correo sin casi ninguna limitación de espacio, puesto que las cuentas gratuitas permiten un almacenamiento de en torno a los 15 gigas, lo cual significa miles y miles de correos electrónicos almacenados.

Consulta en PC, Imac o donde quieras

En las plataformas Windows o incluso Mac, podemos utilizar cualquier correo webmail. En PC, Imac, tablet, etc.

Es por esto porque cada vez es menos común utilizar clientes de correo locales como Thunderbird o Outlook y se tiende al correo para acceder desde cualquier dispositivo.

 

Si eres cliente de Vemployed y quieres saber cual es el método que mejor se adapta tus necesidades, contacta con nosotros.

Abrir chat