Los miembros con más años de nuestro equipo de trabajo, recuerdan como no hace demasiados años, muchos clientes les preguntaban, “¿Y eso de la página web qué es?, ¿Y para qué sirve?”.

Si ya entonces resultaba un poco complicado explicar que era internet y como podía sacarle provecho mediante una página web y el correo electrónico, hablar de SEO parecía no tener mucho sentido.

El SEO en cifras. Cada vez es más difícil posicionar una web

Los que empezábamos a vislumbrar el potencial de la red como medio de comunicación con el cliente, aún no sabíamos casi nada del famoso algoritmo de Google, pero este sí que estaba allí.

Una cosa estaba clara, en esa lista de solo 10 resultados por página, no existían las casualidades, y si alguien ocupaba mejores puestos que su competencia obedecía a ciertos parámetros que poco a poco se empezaban a reconocer.

Estos parámetros se modificaban para poder obtener mejores puestos que la competencia, aunque para saber si se había hecho lo correcto, podían pasar en algunos casos, meses. Nacía así lo que hoy conocemos como SEO.

Hoy sabemos que estos parámetros pueden ser más de 200, y que por suerte, ya no tenemos que esperar meses para que Google pase por nuestra web, valore los esfuerzos que hemos hecho sobre ella, y según el caso, nos premie o penalice.

Sobre 4.500 millones de personas acceden actualmente a internet. En 1.996, solo lo hacían 36 millones

Con el auge del teléfono inteligente han cambiado muchas cosas, los usuarios buscan de manera muy distinta, y utilizando medios también muy distintos, pero con el mismo denominador común, buscan información que les sea útil.

Ahora utilizamos el teléfono móvil en casi el 80% de las búsquedas, hacemos consultas en formato pregunta a viva voz, sin necesidad de usar el teclado, del dispositivo, queremos respuestas relacionadas con nuestro entorno inmediato, y las queremos en tiempo real.

Queremos saber la dirección del restaurante italiano más próximo a nuestra ubicación, llamar a la parada de taxis más cercana, o reservar unas entradas y pagarlas en el mismo acto.

Para dar respuesta a estas necesidades, las empresas y proveedores de estos servicios se han tenido que poner “las pilas” y adaptarse al ritmo digital que demandan sus clientes y que por tanto, impone el mercado actual.

El SEO en cifras. Cada vez es más difícil posicionar una web

Por supuesto, en esta ecuación, entra Google, que mediante su algoritmo indexa la oferta en servicios e información, que más y mejor coincide con las necesidades de sus usuarios.

En donde antes hablábamos de hasta varios meses para saber si los cambios que mediante el aprendizaje estamos realizando en nuestras páginas y aplicaciones web, estaban dando resultado, hoy posiblemente hablamos de escasos días e incluso horas.

3.200 cambios realizados en el algoritmo solo en 2018, según Google

Esto se debe a que Google ha aumentado exponencialmente su tasa de muestreo, o lo que es lo mismo, la cantidad de veces que visita y compara las páginas web con las anteriores versiones.

Pero quizás lo más importante sea la cantidad de cambios y modificaciones en el algoritmo que realiza Google actualmente, pasando de unas pocas cada mes como comentábamos al inicio de este artículo, a los más de 3.200 cambios realizados en el pasado año 2018, según sus propias fuentes.

Esto nos da una cifra bastante evidente de por donde van los tiros actualmente en el mundo del SEO, y por tanto del Marketing digital actual. Hablamos de que Google realiza cambios en su algoritmo a una velocidad de 1 cambio cada 2,75 h.

Google realiza cambios en su algoritmo a una velocidad de 1 cambio cada 2,75 h.

Ni que decir tiene que es imposible para una persona o equipo de marketing saber que cambio realizara Google en las próximas 3 horas, y aunque lo detectáramos, lo más probable es que a las pocas horas, ya lo habrían cambiado por otro.

Lo que funciona y probablemente seguirá funcionando en el SEO

Dado que es poco probable que nadie sepa exactamente los cambios que tendríamos que hacer, y menos aún que los hiciera en tiempo real, solo nos queda hacer y seguir las directrices elementales que todo buen consultor en SEO debe saber y realizar para alcanzar sus objetivos:

El contenido sigue siendo el rey

Si nuestro contenido no es interesante para los usuarios que visitan nuestra web, tampoco lo será para Google, por lo que no estaremos en posición competitiva. Crear contenido único, de calidad y relevante es vital para sobrevivir en internet.

Adaptación a todo tipo de dispositivos

Ni que decir tiene que aunque aún quedan por la red páginas de la edad de piedra, si no estamos adaptados para ser vistos correctamente y a la velocidad adecuada desde dispositivos móviles, salvo raras excepciones, prácticamente no existimos para Google.

Estudiar y adelantarse a tu competencia

Si te sientes cómodo marchando al ritmo que los demás, ya estás perdiendo la batalla frente a tu competencia. Para ser el primero, tienes que estudiar al que ahora mismo es el primero y quieres batir. Pero para adelantarlo, además tienes que hacerlo mejor, y durante más tiempo que el.

Usuarios, mientras más mejor

Si tenemos contenido único, de calidad y relevante, tendremos casi asegurado un flujo de usuarios también de calidad. Si no es así, una o varias de las variables anteriores no se están cumpliendo, y se deberá reforzar inevitablemente por campañas en medios externos para atraer ese tráfico, con el coste que esto representa.

Mientras más y mejor hablen de mi, mejores puestos conseguiré

En internet como en la vida cotidiana, si otras personas nos recomiendan, es muy bueno para nuestro negocio, pero además si estas son muchas y si a su vez son personas importantes y de reconocido prestigio social, más importantes nos harán a nosotros.

Para trasladar este echo al mundo digital de internet, y por tanto aumentar el prestigio y relevancia de nuestra web en la red y fuera de ella, debemos sustituir a estas personas relevantes, por enlaces de la máxima calidad. Mejor 2 enlaces buenos que 100 de mala calidad.

Los atajos normalmente nos llevan lejos del objetivo

No podemos pretender convertirnos en culturistas de primer orden, acudiendo solo un par de meses al gimnasio, y utilizando alguna que otra ayuda “Artificial”.

Para alcanzar nuestros objetivos en el marketing digital, debemos de hacer las cosas de la mejor manera posible. Ya está más que demostrado, que buscar atajos con la compra de enlaces, amigos, me gustas, Etc. conduce directamente al efecto contrario de lo que buscábamos.

Resumen

En definitiva, si algo sacamos en claro de todo esto es que, las cosas que en su esencia son buenas ahora, lo seguirán siendo en un futuro.

Que el SEO tiene que ir muy de la mano de otras estrategias de marketing digital, las cuales se apoyan y retroalimentan mutuamente para no perder oportunidades de negocio.

Que cada vez es más difícil hacer SEO y controlar todas las variables que intervienen en un buen resultado, y que las modificaciones que realiza Google en su algoritmo van a penalizar las malas practicas de forma más rápida y contundente.

Ahora más que nunca, es necesario contar con profesionales del marketing que nos ayuden a invertir y diversificar nuestros recursos de forma eficaz y con riesgos controlados.

Abrir chat